miércoles, 23 de marzo de 2011

Solo por placer.

Te puede parecer raro que lleve tabaco de liar a mi hermana para que deje de fumar y que acabe fumándolo yo. ¿Qué pasa? ¿Qué empeño para que tu hermanita deje de fumar si tú fumas? Una pequeña diferencia, ella fuma mucho y yo soy una fumadora de pacotilla. Fumo por afición y cada cigarro es un ritual. Para una ocasión, charlando con una amiga o llamando por teléfono a mi madre. Si no tengo tabaco, no pasa nada. Puedo pasar días “sin”. No me he enganchado nunca a nada. Siempre he pensado que no hay que ser esclavo de nada ni de nadie y tampoco es necesario ser una monja. Se puede probar de “todo” en pequeñas dosis. Solo por placer.

1 comentario:

greatwhitenorthadventure dijo...

soy contenta que te gusta Augusten tanto!
dommage que tu puisse pas lire Mark D'arbanville!
bisous!