miércoles, 22 de abril de 2009

¡Si te pagan por hacerlo, no lo haces!!!

Hola tiíta!!! Ufff..., cuántos días sin darnos señales de vida :-) (No te lo hago decir). Eso es lo que pasa cuando hay tantos días de fiesta. Que se me olvida cargar mi móvil (mi despertador) (y tu cabeza) y desaparezco del mundo. Bueno, en realidad solo nos hemos ido un día, así que en el fijo estaba localizable. De todas formas, hemos estado de un perro. (O de un gato) Los días han pasado volando. El viernes hicimos una excursión en bici, haciendo caso omiso a las advertencias del hombre del tiempo. ¡Como hacía tanto sol!!!. Nos fuimos en tren hasta El Puig para dar una vuelta en bicicleta por las huertas de La Pobla de Farnals y demás. Nos topamos con el Sabeco en el que compramos tú yo más de una vez cuando volvíamos de trabajar de Alboraya. (Ya lo había olvidado) Ahí nos compramos longanizas de Pascua y un buen queso de tetilla más algunos que otros snacks para buscar un agradable campo de naranjos y sentarnos a comer al aire libre. Fue sentarnos a comer y oímos el primer trueno. Las nubes, inmensas y negras estaban más o menos encima de Náquera. Por supuesto descartamos la posibilidad de ir a veros en plan sorpresa con la bici. No sabíamos muy bien qué hacer. El tren pillaba lejos y a la velocidad a la que avanzaban las nubes hacia nosotros nos habría pillado el chaparrón antes de llegar a la estación del Puig para volvernos a Valencia. Volver al Sabeco? teníamos hambre...en el Sabeco no se puede comer ahí de pie....(Y no te lo recomiendo, es un bar donde no quiero volver, tiene una cabeza de toro disecada en la pared y fotos de cacerias de muflones) ¡Que asco!). Al final a David se le ocurrió que fuéramos a su oficina en la Pobla de Farnals. Qué frío y qué viento.....Estuvo divertido...la oficina en la que trabaja David es en realidad una casa de pueblo de los abuelos del jefe. La casa está intacta, igual a cuando habitaban ahí los abuelos, menos las camas, hay de todo. Sillones, salón, fotos en blanco y negro de los antepasados, etc. ¡Estuvo genial la experiencia de comer ahí a salvo de todo! (Una casa de película en blanco y negro). Finalmente, como parecía que la tormenta había pasado, decidimos volvernos a Valencia en bici desde la Pobla, por un carril bici que vimos en Google Earth. (Os informáis en Google Earth pero no os fiáis del hombre del tiempo). ¡Qué emoción, pedalear y pedalear hasta llegar en bici a la ciudad!!! ....Es bonito eso. ¿Sabes? Sobre todo ahora que parece que todos los accesos a las grandes ciudades están hechos para los coches. Íbamos pedaleando cuando creímos divisar unas nubes oscuras más hacia adelante. Pero ya no había marcha atrás. Ya íbamos por Massamagrell....yo pensé que tampoco se cogería mucho la lluvia. Decir que acabamos mojados, es poco decir. En el culo de mis gafas se podrían haber criado renacuajos.... (¿Llevas gafas del un, dos ,tres?)nosotros seguíamos y seguíamos. Como nos "chopamos" tan rápido, no valía la pena pararse en un bar, puesto que la ropa seguiría mojada y nos podríamos haber constipado. Lo mejor fue cuando me empecé a reír porque David que iba delante de mí llevaba toda la espalda y el culo lleno de barro. Pronto dejé de reír, cuando me advirtió de que yo tampoco me había librado de aquello. (Dice el tío Gaby que el que se burla el demoni li furga). Por fin llegamos a Valencia y seguía lloviendo. La gente desde los coches nos miraban asombrados.... Venga, que ya queda poco para llegar a casa. Encima acaba de dejar de llover y ya estamos a la altura del Corte Inglés de la Avenida de Francia, o sea, en pleno pijerío. Klassss!! A David se le pincha una rueda. Tenemos que bajar de las bicis e ir andando hasta casa...calados hasta los huesos, llenos de barro....oliendo mal por la ropa mojada.... ¡Fue dantesco!!!!!!!!!!! Y ya, para más INRI, acabó saliendo el arco iris, el cual nos acompañó hasta la mismísima puerta de casa, como si nunca hubiera ocurrido nada. Hahaha, qué bien nos lo pasamos tía. Nunca me había sentado tan bien un baño caliente como aquel día. Nos quedamos dormidos en el sofá viendo nuestra serie preferida, como dos angelets. Keiko prefirió quedarse en el cuarto de las bicis investigando todos los nuevos olores que traíamos y restregándose con los neumáticos.... (Si te pagan por hacerlo, no lo haces).

3 comentarios:

naná dijo...

no veas como me he divertido con tu crónica... y tienes toda la razón... si te pagan por hacerlo no lo haces!!
no sabía que tenías blog, ya me he guardado la dirección para poder volver... ya te tengo enlazada y luego te enlazo en el de librodearena que sigue siendo el que mas uso...
muchos besos guapa!!!
te seguiré leyendo!!!

Josiane Heuline dijo...

Gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado. Soy novata en eso de la escritura y de momento mi meta es escribir cosas divertidas que me cuentan mis seres queridos. Una manera de practicar. Quizás invente alguna historia en un futuro próximo. Eso espero pero primero tengo que ejercitar. Besos!!

Josiane Heuline dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.